martes, 3 de marzo de 2015

Quiero...pienso...tengo...

Vamos a continuar hablando sobre teoría de la mente, esa capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas, con la que es habitual que nuestr@s chic@s tengan dificultades, como ya os desgranamos en una primera entrada relacionada con la "caja sorpresa".

En otras entradas, hilamos la anterior dando ideas para seguir trabajando este aspecto social a través de las diferentes perspectivas perceptivas en "¿Tú qué ves?", y más adelante, vimos cómo anticipar la relación entre deseo, cumplido o no, y la emoción que provoca lo que tenemos realmente, en "¿Qué quiero...qué tengo?". Antes de continuar, os recordamos que si tenéis cualquier duda en estos pasos anteriores, no dudéis en escribirnos, ya sea a través de comentarios en el blog o en nuestra página de Facebook.

Podemos continuar este camino de teoría de la mente introduciendo el pensamiento, la creencia sobre lo que ocurrirá en un momento posterior al actual, en la tarea comenzada en "¿Qué quiero...qué tengo?", abordando la relación entre nociones mentalistas (deseos y creencias, erróneas o no) y las emociones que se generan a partir de ellas.

Trabajamos con el mismo material que os enseñamos en aquella entrada, la muñeca sobre la que destacamos el corazón para poner sobre él lo que “quiere”, una boca en blanco para poder modificar su emoción, y un espacio en la mano para poner sobre ella lo que “tiene”. Ahora añadimos el nuevo elemento, el pensamiento, que simbólicamente sale de su cabeza con un “bocadillo” o globo de pensamiento típico de los cómics. 


Para abordar esta nueva situación, planteamos dos pasos:

Paso 1- Analizar la emoción que provoca el pensamiento relacionado con el deseo, justificándola después, esto es, por ejemplo, “Quiere un helado, piensa que tendrá un helado – está contento; Está contento porque quiere un helado y piensa que tendrá un helado”.


Paso 2-Analizar la emoción que provoca lo que realmente tiene o consigue relacionado con lo que desea/deseaba (sin tener en cuenta ya el pensamiento), que siguiendo con el ejemplo podría ser “quiere un helado y le compran fruta – está triste; Está triste porque quería un helado y le han comprado fruta”.

Por ejemplo en este segundo paso: Primero formulamos lo que quiere, “quiere un helado”, y lo que obtiene al final, “y le dan fruta”, y le preguntamos al chic@, “¿cómo está?”, a lo que esperamos que responda “triste”. Después, le preguntamos “¿por qué está triste?”, a lo que esperamos que nos conteste “porque quería un helado y le dan fruta”, para finalmente estructurar la frase completa “está triste porque quería un helado y le dan fruta”. Teniendo en cuenta que al principio le daremos todos los apoyos necesarios para ir retirándolos según vayan comprendiendo la actividad.

Nos suele pasar que, al principio, quieren meter en esta justificación el pensamiento (“está triste porque quería.... y pensaba...y tiene...”), por eso es importante que seamos nosotros quienes les demos el modelo correcto antes de que ellos se lancen por sí mismos, para que aprendan del modelo, y una vez que lo “pillen”, dejar que sean ellos los que vayan elaborando la frase de justificación.

A su vez, dentro de esos dos pasos, pueden darse varias situaciones:

Dentro del paso 1...
Situación 1. (Deseo = creencia = feliz/content@)
Partimos de lo que desea, por ejemplo “quiere un helado”, y lo comparamos con lo que piensa, por ejemplo “piensa que le van a comprar un helado”. Este pensamiento genera una emoción antes de llegar a tener lo que desea, por tanto, hacemos una parada y preguntamos, “¿cómo está?”. Quizá para nosotros es evidente, está content@ porque su deseo coincide con su pensamiento , pero esto no es tan fácil para l@s chic@s, y por eso lo desmenuzamos, y le damos toda la ayuda necesaria hasta que comprendan la dinámica de la actividad. 

Situación 2.  (Deseo diferente a creencia = triste/enfadado)
Ocurre algo diferente si el deseo no coincide con la creencia, es decir, quiere una cosa y piensa que tendrá otra. Entonces la emoción que surge es tristeza o enfado (aunque nosotros trabajamos sólo con la tristeza, si el chic@ prefiere usar enfadado de forma espontánea, lo aceptamos). Por ejemplo, “quiere unos cromos y piensa que le comprarán gominolas”. 

Dentro del paso 2...
Situación 1.  (Deseo = realidad = feliz/content@)
Retirando el apoyo visual del globo de pensamiento, el siguiente paso es comprobar qué es lo que tenemos u obtenemos realmente, qué pasa cuándo nos damos cuenta de la realidad. Este momento es crítico, y debemos anticiparnos como os hemos comentado más arriba, para evitar que l@s chic@s introduzcan el pensamiento a la hora de justificar la emoción que provoca esta realidad, dando el modelo adecuado.
Puede pasar que la realidad coincida con el deseo y, por tanto, estar content@ o feliz, “quiero un coche y tengo un coche – estoy contento – estoy contento PORQUE QUIERO un coche Y TENGO un coche”, dejando a un lado el pensamiento, por lo que es importante haber retirado el apoyo del globo de pensamiento antes de abordar la realidad. 


Situación 2. (Deseo diferente a realidad = triste/enfadado)
Como ocurría en el paso anterior, también puede darse que la realidad no coincida con el deseo y, por tanto, estar tristes o enfadados por no tener lo que querías, “quiero un coche y tengo un osito– estoy triste  - estoy triste porque QUIERO un coche Y TENGO un osito”.


Para facilitar la comprensión, hay chic@s a los que les ayuda hacerlo de forma manipulativa con muñecos y elementos en tres dimensiones, como os explicamos en "¿Qué quiero...qué tengo?", aunque el globo de pensamiento lo podemos añadir igualmente como un apoyo visual en papel. Todo lo que se os ocurra puede valer!!!! 

Una vez llegados a este punto, cuando l@s chic@s han adquirido tanto estos pasos como los anteriores, es importante generalizarlo a otros materiales como secuencias temporales con nociones mentalistas, cuentos, vivencias propias... en los que haríamos visibles los pensamientos e intenciones de los personajes o protagonistas. Estas generalizaciones las veremos más en profundidad en próximas entradas...
Historias de Papá Moll

Historias de Schubi
Hasta aquí, una nueva actividad de teoría de la mente, desmenuzando el pensamiento de los demás pasito a paso. Deseamos que os sea útil y creemos que así será!!!!
BUENA SEMANA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario