lunes, 20 de abril de 2015

Peque... háblame... háblame mucho



Hace ya unos meses (casi un año) en la entrada Dime una frase, os hablábamos de cómo conseguir que nuestr@s chic@s usaran frases de dos elementos.
Cuando él o ella haya generalizado el uso de estas estructuras será el momento de avanzar.

Para ello  vamos a centrarnos en daros ideas para que realicen estructuras más largas, en este caso, de tres elementos. Veamos, a continuación, qué tipos de frases y cómo podemos trabajarlas.

Una vez más, nos aprovecharemos de los intereses del chic@, y  trataremos  de alargar la estructura quiero+objeto. Pero...¿cómo? Pues sumándole algo a ese objeto:

            Si le gustan los muelles o los coches, démosle opciones de distintos colores. Si le gusta el chocolate o las gominolas ofrezcámosle de distintos sabores (por ejemplo blanco-negro, fresa-naranja). Si maneja el concepto de cantidad preguntémosle, por ejemplo, cuántos gusanitos quiere. Si vamos a pintar, démosle la opción de elegir con qué quiere pintar (cera, rotulador, lápiz...) y que elija de qué color lo quiere. También podemos ofrecerle  dibujos (casa, pelota...) y que elija cual quiere pintar o colorear.

Y cuando haya elegido, le ayudaremos para que haga la estructura completa con signos, apoyos visuales o ambos.

Quiero dos gusanitos

Quiero lápiz verde

De esta manera conseguiremos varios tipos de estructuras: Quiero+cantidad+objeto, quiero+objeto+cualidad, quiero+acción+objeto...

Pero hay muchos más tipos de estructuras de tres elementos que podemos trabajar y para ello, al igual que hacíamos con las estructuras de dos elementos, usaremos plantillas. A continuación, os proponemos algunos ejemplos:

Objeto+cualidad+cualidad
Coche pequeño rojo

Sujeto+acción+objeto
Peppa come helado

No olvidéis que tanto el léxico como los conceptos que usemos deben estar previamente adquiridos. Y que es importante repasar cada elemento de la plantilla o los apoyos visuales que vayamos a utilizar antes, para asegurarnos de que los reconoce. Encima de la plantilla colocaremos la tarjeta del dibujo o foto que tiene que denominar o describir y le señalaremos cada uno de los elementos que tiene que decir, hasta que sea capaz de señalarlo por sí mism@.

El problema en esta actividad suele ser conseguir las imágenes con las distintas variables, y más aún si queremos aprovechar sus intereses. En estos casos nosotros nos valemos de distintos recursos: google, nuestra propia habilidad para dibujar, material de “Enséñame a hablar, fotos del chic@ o su familia realizando acciones, recursos tecnológicos para hacer montajes...

Es indispensable que progresivamente retiremos los apoyos (signos, dibujos, plantillas...) y darle momentos, por ejemplo de juego, y tiempo para que realice esas frases de forma espontánea y generalizada.


quiero la bola + color

quiero el coche + color


¡¡¡¡¡¡ Recordad que siempre es mejor darles apoyos visuales que indicios verbales !!!!!!

Puede darse el caso de que el chic@ comience a introducir de forma natural los artículos en las frases, pero...¿Y si no lo hace?
Una actividad que nos valdrá tanto para generalizar el uso de estas frases como para incluir artículos y preposiciones es que él o ella construya por sí mism@ la frase.

Actividad en cuaderno
Actividad en PDI aprovechando sus intereses


Para realizar esta construcción le ayudaremos por medio de preguntas:
¿Quienes son?




¿Qué hacen?
 
¿Qué leen?

Como veréis en las fotos, los artículos y las preposiciones los ponemos de forma escrita. Las primeras veces que realizamos esta actividad se los dejamos ya colocados en su lugar y así solo tienen que poner las imágenes, apoyándose en las preguntas que le vamos realizando. Después complicaremos la tarea haciendo que lo construya utilizando todos los elementos.
Si observáramos que el chico tuviera dificultad para identificar y discriminar estos elementos podemos ayudarle asignándole colores  a los distintos artículos y preposiciones, por ejemplo “la” siempre escrita en rojo, “el” en azul, “un” en verde, “con” en naranja.... (por ejemplo) y este apoyo, más adelante también tendrá que ser retirado.

Una vez montada la frase, podrá decirla apoyándose en las imágenes y,  más adelante, por supuesto, retiraremos ese apoyo tapando la construcción hecha con imágenes. En este punto, nos parece fundamental señalar que que un niño haga una estructura de dos, tres o más elementos apoyándose en claves visuales no significa que sea capaz de generar dicha estructura en lenguaje espontáneo. Por eso la retirada de estos apoyos así como la generalización de las estructuras a diferentes contextos y el uso espontáneo de las mismas, son pasos indispensables para asegurarnos que está produciéndose un avance real en este sentido.

Y, hasta aquí, otra entrada más de estructuración del lenguaje. Próximamente os daremos más ideas para conseguir que nuestr@s chic@s hagan uso, tanto de estas, como de frases más largas.

¡Feliz semana!   




No hay comentarios:

Publicar un comentario