jueves, 5 de enero de 2017

Más allá del lenguaje oral...

Ya estamos por aquí una vez más, esta vez para hablaros de un determinado perfil de chicos que nos han llevado a reflexionar sobre nuestra práctica. Como ya sabéis la mayoría de las personas con TEA son “aprendices visuales”, es decir, el canal visual es su principal entrada de información (frente al auditivo).

Al pensar en esto, solemos asociarlo a priori con imágenes (fotos, pictos, signos, dibujos…) pero podemos olvidar que existe también la palabra escrita como apoyo visual.
Nos hemos sorprendido al encontrar chavales que sin desarrollar lenguaje oral (ni expresivo y/o comprensivo) son capaces de manejarse (comunicarse, adquirir conceptos, regular su comportamiento…) con lenguaje escrito.

¿Cómo podemos darnos cuenta de este perfil de chicos?

Nosotros nos hemos encontrado con chicos que avanzaban de manera muy rápida en la adquisición de la lectura por vía global, mientras que su progresión en el lenguaje oral era más limitada, tanto a nivel expresivo (aumentar sus producciones orales en variedad, frecuencia…) como comprensivo (seguir órdenes que implicaban entender el significado de las palabras).

Entonces se nos ocurrió comenzar a usar el lenguaje escrito para realizar todo tipo de tareas de carácter lingüístico y comunicativo.
Por ejemplo, nos planteamos que realizaran peticiones entregando palabras escritas en vez de  imágenes,  siguiendo los mismos pasos que os explicamos en la entrada de "a pedir".








De la misma forma podemos usar el lenguaje escrito para aumentar el léxico y los conceptos que entiende y maneja.

¿Cómo hacer esto último?

Llevamos a cabo un procedimiento con tres pasos: CLASIFICAR/EMPAREJAR, DESIGNAR y DENOMINAR,  como ya os explicamos en la entrada "Ordenando el mundo".
Esta vez vamos sustituyendo el uso del lenguaje oral por el del lenguaje escrito.

Primero clasificamos o emparejamos las imágenes del contenido que vamos a trabajar junto con la palabra escrita.



A la hora de hacer designación (comprender el concepto, la acción…) usaremos la palabra escrita como apoyo a la consigna verbal si es necesario.


Y en el momento de denominar usará la palabra escrita para etiquetar el concepto, la acción… 



Recordad que nuestro objetivo final es que los chicos sean capaces de comunicarse haciendo uso de la palabra escrita (ya sea escribiendo a mano, como a ordenador o con algún otro sistema tecnológico).

Aquí finaliza nuestra entrada, esperamos que os sea de ayuda, y no olvidéis que seguimos aquí para recibir vuestras dudas, sugerencias y aportaciones.




1 comentario:

  1. Interesante entrada!!! Muy buena para la reflexión

    ResponderEliminar