viernes, 20 de octubre de 2017

"Más claro... el agua"

Hola una vez más… esta vez vamos a dedicar nuestra entrada mensual al uso de frases hechas con personas con TEA.

Una frase hecha no es más que una expresión que utilizamos en nuestro lenguaje coloquial con un sentido figurado (doble sentido), y que usamos frecuentemente en nuestras conversaciones.

Los chicos con TEA, tiene dificultades en la comprensión y en el uso de este tipo de frases, afectando a la calidad de sus relaciones sociales con iguales, pudiendo desembocar en situaciones de confusión y generar, problemas de conducta.

Nuestros chicos pueden tener fluidez en su lenguaje, manejar un vocabulario amplio, hacer un uso gramatical adecuado, pero sin embargo muestran dificultades en el uso social del lenguaje, lo que se conoce como pragmática, tanto a nivel comprensivo (comprender no sólo las palabras sino también las intenciones que tiene la otra persona ), como a nivel expresivo (ajustar el lenguaje al contexto y al interlocutor).

El lenguaje y la Teoría de la Mente están estrechamente relacionados, entre ellos se da una relación bidireccional, las dificultades del lenguaje pueden afectar a las habilidades “mentalistas”, pero el lenguaje también nos permite que accedamos de forma explícita a ciertos significados.

A menudo y de forma natural en nuestras interacciones hacemos uso de lenguaje no literal, frases hechas, refranes o palabras que llevan asociadas varios significados y dobles sentidos. Por ejemplo:
- le decimos a un niño frente a una historia temporal "cuéntamela"... y el niño señalando las tarjetas nos dice "1... 2... 3... "
- le preguntamos a un niño, con la intención de favorecer la imaginación, "¿cómo llamamos al perro de esta historia?" (buscando que el niño le ponga un nombre para el perro) y nos contesta "perro, ven!!"
- ante un fin de semana "largo", le comentamos a una niña "anda, te vas de puente!!" y ella nos responde... ¿qué puente? yo sólo conozco el "puente real" (es un puente de Badajoz).
- le decimos a una niña, hay que ver que hoy no dices ni pío, y la niña nos mira y dice "pío".


Vamos a empezar abordando cómo hacemos que nuestros chicos comprendan frases hechas y coloquiales... 

Como paso previo a abordar las frases hechas podemos trabajar las palabras polisémicas y sus diferentes significados.
 


Jugamos al Memo: Inténtalo de nuevo
Acertaste
Posteriormente comenzamos planteando la frase hecha, y les ayudamos a inferir e interpretar poco a poco el significado no literal y el contexto donde se emplea la frase.

El formato puede variar, es decir, podemos utilizar tarjetas donde se plasma visualmente, tanto el significado literal como el figurado.

También podemos escribir la frase hecha en el cuaderno y preguntarle a nuestro chico qué es lo que le sugiere y hacer el dibujo, para después cuando hayamos descubierto e interpretado lo que realmente queremos decir con esa frase el chico tache el dibujo y escriba el significado correcto.

 



 





Otro ejemplo de actividad puede ser sustituir frases en un texto, o elegir la frase más acertada.

Después podemos propiciar situaciones en las que nuestros chicos puedan hacer uso de las frases hechas que hemos trabajado previamente, y así consigan integrarlas de forma correcta en sus conversaciones. 
Esto lo podemos hacer aprovechando situaciones que surgen de manera natural o forzando un poco, nosotros mismos, dichas situaciones. 
Por ejemplo:
- Un niño viene muy sudado y nosotros le decimos: "Pareces un  pollo" y así comprobamos si comprende el significado de la frase hecha.
- Nos encontramos a una chica que viene muy guapa, en días anteriores hemos trabajado "ir como un pincel" y le preguntamos al chico de qué otra manera podemos decirle lo guapa que está.

Hasta aquí nuestra entrada sobre el uso de frases hechas, nos encantaría recibir aportaciones y sugerencias sobre este tema y sobre todo si tenéis alguna duda, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.


Hasta la próxima!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario