jueves, 17 de julio de 2014

Leemos???

En la entrada de esta semana vamos a centrarnos  en el aprendizaje de la lectura, para ello, nosotros empezamos usando  una metodología  global.

La lectura global consiste en el emparejamiento de la palabra escrita con la imagen de la palabra.

Usaremos tarjetas, por ejemplo, de cartulina. Es muy importante que intentemos que todas las tarjetas sean del mismo tamaño y mismo color, para que ningún pequeño detalle facilite la discriminación. La palabra debe ir escrita en minúscula, salvo que sea un nombre propio (empezará en mayúscula), y las letras no irán enlazadas.



El emparejamiento palabra-imagen se realiza de dos maneras:

  • Vía directa, presentamos dos imágenes y una palabra escrita. 


  • Vía indirecta, presentamos dos palabras escritas y una imagen. 


Para comenzar la lectura global seleccionaremos tres palabras, tanto éstas como las siguientes que introduciremos, será fundamental que  sean  acordes a sus intereses (personajes de dibujos, juguetes, alimentos…) esto ayudará a aumentar la motivación de nuestr@ chic@ por la actividad, y deben tener diferentes grafías para que sean más fáciles de discriminar visualmente (largas y cortas, con letras que suban y letras que bajen...)



Empezaremos por vía directa,  presentando dos imágenes y una palabra escrita. En el momento de presentar la palabra escrita, la nombraremos y ayudaremos a nuestr@ chic@ a emparejarla con la imagen (podemos trabajar la actividad a diario pero como mucho daremos dos pasadas al taco de palabras). Seguiremos este procedimiento pero dejando algo de espacio para que el chic@ lo haga por sí mism@, siempre muy pendientes para no dejar que se equivoque. Cuando realice el emparejamiento por sí solo, dejaremos de nombrar la palabra al presentársela.

Una vez que el chic@ realice la tarea de emparejar las tres palabras sin nuestra ayuda será el momento de introducir una nueva palabra. A partir de ahora, siempre que introduzcamos una nueva palabra lo haremos así:

Realizaremos la imagen delante del chic@, la dibujaremos o recortaremos y pegaremos en la tarjeta. Nos debemos asegurar de que lo "ven", que entienden lo que hemos dibujado, por ejemplo, si es una acción la podemos realizar y hacer que el chic@ la ejecute. A continuación, escribiremos la palabra y la emparejaremos nosotros delante del chic@. Por vía directa,  contrapondremos esta nueva palabra con todas las demás, y cada vez que le presentemos la nueva palabra la nombraremos. En este momento, estaremos pendientes de dejar espacio para que el chic@  pueda adelantarse a emparejar y así nosotros dejaremos de nombrar la palabra. Así seguiremos hasta que el chic@  lo haga solo. La siguiente vez que hagamos la actividad comprobaremos que lo vuelve a hacer sól@ y si es así, introduciremos otra nueva palabra y así progresivamente hasta que lleguemos a las 6 palabras.






Puede ser que aparezca alguna dificultad:

  • Que no muestre interés, en este caso podemos hacer la actividad más entretenida, por ejemplo, cantar canciones que tengan que ver con la palabra, hacer gestos o signos, utilizar las tics, jugueteando... También podríamos plantearnos que no fuera el momento, en este caso podríamos intentarlo más adelante.
  • Que no se fije, en este caso, podemos poner la palabra de apoyo pegada a la imagen y seguir así hasta que llegue a las 6 palabras, después,  iremos retirando progresivamente las palabras de apoyo siguiendo el mismo procedimiento que al introducir una palabra nueva. 



A partir de las 6 palabras iremos introduciendo más, una a una, y para comprobar que la tiene adquirida y que podemos introducir la siguiente, haremos dos pases: uno en vía directa y a continuación lo realizaremos en vía indirecta.

A medida que vayamos aumentando el repertorio de palabras también podemos ir aumentando la dificultad, presentando en vez de dos imágenes y una palabra, tres imágenes y una palabra, en vía directa, y tres palabras y una imagen, en vía indirecta.


 


Es fundamental, que dentro del repertorio de palabras incluyamos: sujetos, acciones (siempre en tercera persona), objetos, animales, cualidades (que tenga adquiridas) y emociones (si las controla). Esto nos ayudará para, más adelante, poder realizar lectura global de frases.


Esta actividad no sólo puede tener como objetivo el aprendizaje de la lectura, sino que,  puede ayudar a nuestr@ chic@ a producir más vocalizaciones y palabras completas, y, además, puede servirnos para reforzar el uso del contacto ocular, si esperamos a que nos mire cada vez que empareje.

Continuaremos avanzando hasta que lleguemos a, aproximadamente, unas 20 palabras, que será cuando empecemos a trabajar la construcción de palabras por sílabas (adquiridas en lectura global). Pero esto lo veremos en próximas entradas…

Recordad que en el proceso de la lectura global es muy importante usar la metodología de aprendizaje sin error, no dejando que el chic@ empareje mal la palabra, si vemos que se va a equivocar debemos evitarlo ayudándole a emparejarla correctamente.



¡Feliz semana de lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario