jueves, 24 de julio de 2014

Tú qué ves?

Volvamos a la capacidad de teorizar sobre la mente de otras personas. 

En nuestra entrada anterior sobre este tema, hablábamos de un primer acercamiento con la “Caja Sorpresa".
Otro forma de abordar este aspecto social es 
trabajar las “diferentes perspectivas perceptivas”, es decir, el hecho de percibir un mismo objeto 
de diferente forma según la posición en la que se encuentra la persona o la posición que ocupa el 
objeto en el espacio.


Existen perspectivas simples y complejas: 

– Las perspectivas simples hacen referencia a que dos personas pueden ver cosas diferentes 
refiriéndose a un mismo objeto, ya que depende de la posición espacial en la que se encuentren. 
QUÉ VEN

– Las perspectivas complejas muestran que diferentes personas pueden ver un mismo objeto 
(o un mismo acontecimiento) de diferentes formas según la perspectiva desde la que observemos. 
CÓMO LO VEN
Visto desde arriba
Visto de lado
Visto desde abajo


Veamos cómo podemos trabajarlas. 

Para abordar las perspectivas simples, podemos empezar utilizando un papel que doblaremos por la mitad y, en ambas mitades, dibujaremos o plasmaremos dos dibujos diferentes. Para facilitar la comprensión de la tarea, es recomendable realizar el material delante del niño o entre los dos, para que sea consciente de que hay dos imágenes diferentes, reconociendo qué es lo que hay en cada lado del papel. 




Nos sentaremos un@ frente al otr@, y colocaremos el papel a modo de pirámide (ver foto), y le preguntaremos al niñ@ “¿tú qué ves en la hoja?” y después preguntarle qué estamos viendo nosotros. Tendremos un apoyo visual de cada imagen para facilitarle la respuesta en caso de que sea necesario, para poder ponerle por delante la que corresponda, evitando así que se equivoque (aprendizaje sin error). Una vez comprendida y superada la tarea, podemos generalizarla utilizando muñecos y preguntando sobre lo que ven éstos. 



Otra forma de trabajar este tipo de perspectivas es utilizando un dado (con números, dibujos, fotos, colores, formas...) y haciendo las mismas preguntas. También podemos utilizar un libro, un móvil, una tablet... objetos a los que podamos aplicar diferentes perspectivas en función de la posición en la que nos encontremos. 

Para abordar las perspectivas complejas podemos elegir algunos objetos y fotografiarlos según las diferentes perspectivas (por delante, por detrás, desde arriba, desde abajo y de lado). Para presentárselo al niñ@, podemos utilizar el mismo objeto, el ordenador, la pizarra digital, el iPad o imprimirlo. Se puede jugar a clasificar las fotos de las diferentes perspectivas de dos objetos distintos. 


Si el/la niñ@ tiene dificultad para comprender la tarea, podemos hacerle vivenciar las diferentes perspectivas mirando el objeto desde diferentes posiciones.
















Como en todo aprendizaje, no olvidéis la importancia de la generalización. El hecho de trabajar nuestro objetivo con diferentes materiales y en diferentes contextos. Aquí os hemos descrito algunos ejemplos, pero debéis echarle imaginación y ampliarlos. 
Esperamos los vuestros!!!! 

Además, podemos utilizar este material para generalizar el aprendizaje de algunos conceptos (delante, detrás, de lado, desde arriba, desde abajo), relacionando las imágenes de las diferentes perspectivas con su pictograma correspondiente. Para ello, Amaya Padilla ha compartido un material estupendo (Perspectivas complejas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario